17 de octubre de 2011

Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) en ingles (GAD)

Empezare con esta información quizás sera un poco aburrido, quizás sea de poco interés para muchos, pero para otros sera una información valiosa ya les iré haciendo pequeñas anécdotas de mi vida y como he vivido con este pequeño e incomoda palabra Ansiedad.

Trastorno de Ansiedad Generalizada

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es mucho más de lo que una persona normal con ansiedad experimenta en su vida diaria. Son preocupación y tensión sin provocación aparente. El padecer de este trastorno significa anticipar siempre un desastre, frecuentemente preocupándose excesivamente por la salud, el dinero, la familia o el trabajo. Sin embargo, a veces, la raíz de la preocupación es difícil de localizar. El simple hecho de pensar en pasar el día provoca ansiedad.

Las personas que padecen de TAG no parecen poder deshacerse de sus inquietudes aún cuando generalmente comprenden que su ansiedad es mas intensa de lo que la situación justifica. Quienes padecen de TAG también parecen no poder relajarse. Frecuentemente tienen trabajo en conciliar el sueño o en permanecer dormidos. Sus preocupaciones van acompañadas de síntomas físicos, especialmente temblores, contracciones nerviosas, tensión muscular, dolores de cabeza, irritabilidad, transpiración o accesos de calor. Pueden sentirse mareadas o que les falta el aire. Pueden sentir náusea o que tienen que ir al baño frecuentemente. O pueden sentir como si tuvieran un nudo en la garganta.

Muchos individuos con TAG se sobresaltan con mayor facilidad que otras personas. Tienden a sentirse cansados, les cuesta trabajo concentrarse y a veces también sufren de depresión.

Por lo general, el daño asociado con TAG es ligero y las personas con ese trastorno no se sienten restringidas dentro del medio social o en el trabajo. A diferencia de muchos otros trastornos de ansiedad, las personas con TAG no necesariamente evitan ciertas situaciones como resultado de su trastorno. Sin embargo, si éste es severo, el TAG puede ser muy debilitante, resultando en dificultad para llevar a cabo hasta las actividades diarias más simples.

El TAG se presenta gradualmente y afecta con mayor frecuencia a personas en su niñez o adolescencia, pero también puede comenzar en la edad adulta. Es más común en las mujeres que en los hombres y con frecuencia ocurre en los familiares de las personas afectadas. Se diagnostica cuando alguien pasa cuando menos 6 meses preocupándose excesivamente por varios problemas diarios.

Trastorno de Pánico

Síntomas de un ataque de pánico

•    Palpitaciones
•    Dolores en el pecho
•    Mareos o vértigos
•    Náusea o problemas estomacales
•    Escalofríos
•    Falta de aire o una sensación de asfixia
•    Hormigueo o entumecimiento
•    Estremecimiento o temblores
•    Sensación de irrealidad
•    Terror
•    Sensación de falta de controlo estarse volviendo loco
•    Temor a morir
•    Transpiración

Quienes padecen de trastornos de pánico experimentan sensaciones de terror que les llegan repentina y repetidamente sin previo aviso. No pueden anticipar cuando les va a ocurrir un ataque y muchas personas pueden manifestar ansiedad intensa entre cada uno al preocuparse de cuando y donde les llegará el siguiente. Entre tanto, existe una continua preocupación de que en cualquier momento se va a presentar otro ataque.

Cuando llega un ataque de pánico, lo más probable es que usted sufra palpitaciones y se sienta sudoroso, débil o mareado. Puede sentir cosquilleo en las manos o sentirlas entumecidas y posiblemente se sienta sofocado o con escalofríos. Puede experimentar dolor en el pecho o sensaciones de ahogo, de irrealidad o tener miedo de que suceda una calamidad o de perder el control. Usted puede, en realidad, creer que está sufriendo un ataque al corazón o de apoplejía, que está perdiendo la razón o que está al borde de la muerte. Los ataques pueden ocurrir a cualquier hora aún durante la noche al estar dormido, aunque no esté soñando. Mientras casi todos los ataques duran aproximadamente dos minutos, en ocasiones pueden durar hasta 10 minutos. En casos raros pueden durar una hora o más.

El trastorno de pánico ataca cuando menos al 1.6 por ciento de la población y es doblemente más común en las mujeres que en los hombres. Puede presentarse a cualquier edad, en los niños o en los ancianos, pero casi siempre comienza en los adultos jóvenes. No todos los que sufren ataques de pánico terminan teniendo trastornos de pánico; por ejemplo, muchas personas sufren un ataque y nunca vuelven a tener otro. Sin embargo, para quienes padecen de trastornos de pánico es importante obtener tratamiento adecuado. Un trastorno así, si no se atiende, puede resultar en invalidez.

El trastorno de pánico frecuentemente va acompañado de otros problemas tales como depresión o alcoholismo y puede engendrar fobias, relacionadas con lugares o situaciones donde los ataques de pánico han ocurrido. Por ejemplo, si usted experimenta un ataque de pánico mientras usa un elevador, es posible que llegue a sentir miedo de subir a los elevadores y posiblemente empiece a evitar usarlos.

Las vidas de algunas personas han llegado a hacerse muy restringidas porque evitan actividades diarias normales como ir al mercado, manejar un vehículo o, en algunos casos hasta salir de su casa. O bien, pueden llegar a confrontar una situación que les causa miedo siempre y cuando vayan acompañadas de su cónyuge o de otra persona que les merezca confianza. Básicamente, evitan cualquier situación que temen pueda hacerlas sentirse indefensas si ocurre un ataque de pánico. Cuando, como resultado de este mal, las vidas de las personas llegan a ser tan restringidas como sucede en casi una tercera parte de las personas que padecen de trastornos de pánico, se le llama agorafobia. La tendencia hacia trastornos de pánico y agorafobia tiende a ser hereditario. Sin embargo un tratamiento oportuno al trastorno de pánico puede frecuentemente detener el progreso hacia la agorafobia.

Se han hecho estudios que demuestran que un tratamiento adecuado, un tipo de psicoterapia llamada terapia de comportamiento cognoscitivo, medicamentos o posiblemente una combinación de ambos, ayuda del 70 al 90 por ciento de las personas con trastornos de pánico. Se puede apreciar una significante mejoría entre 6 a 8 semanas después de iniciarse el tratamiento.

Los medios usados en la terapia de comportamiento cognoscitivo enseñan al paciente a ver las situaciones de pánico de manera diferente y enseñan varios modos de reducir la ansiedad, por ejemplo haciendo ejercicios de respiración o acudiendo a técnicas que dan nuevo enfoque a la atención. Otra técnica que se usa en la terapia de comportamiento cognoscitivo, conocida como terapia de exposición frecuentemente puede mitigar las fobias resultantes de un trastorno de pánico. En la terapia de exposición, se expone poco a poco a las personas a la situación temida hasta que llegan a hacerse insensibles a ella.

Algunas personas encuentran el mayor alivio a los síntomas del trastorno de pánico cuando toman ciertos medicamentos recetados por el médico. Esos medicamentos, al igual que la terapia de comportamiento cognoscitivo, pueden ayudar a prevenir ataques de pánico o a reducir su frecuencia y severidad. Los dos tipos de medicamentos que se ha comprobado son seguros y efectivos en el tratamiento del trastorno de pánico son los antidepresivos y las benzodiacepinas

Fobias

Las fobias suceden en distintas formas. Una fobia específica significa un miedo a algún objeto o situación determinada. Una fobia social es el miedo a colocarse en una situación sumamente vergonzosa en un medio social. Por último, la agorafobia, que frecuentemente acompaña al trastorno de pánico es el miedo que siente la persona de encontrarse en cualquier situación que pueda provocar un ataque de pánico o de la cual le sea difícil escapar si éste llegara a ocurrir. 

2 comentarios:

dijo...

No había tenido oportunidad de leer acerca de esta apremiante situación Ismael.. más en la vida hay demasiados eventos que nos molestan, las personas y su forma de portarse, la manera tan poética en la "hoy tu día es color violenta" y de repente todo es mentira, el encontrarse con la falsedad y asimilarla, el secreto a veces esta en no involucrarse, en no participar, en encerrar tu tiempo y pesares en un cuarto sin ventanas, a pesar de que el tiempo mismo no te de oportunidad, un día te dije que yo sí lo veía como una enfermedad, por qué si es una enfermedad mi amigo tiene oportunidad de volver a estar sano y tranquilo y eso me regresa muchísima paz, no me gusta ni quiero hacerte pensar que soy optimista, por qué eso sería la mentira más grande que nunca le diría a nadie, nuestro carácter nos pone pruebas al hacer de ciertos eventos más grandes de lo que realmente son, la sensación y el recuerdo, pero tenes que tomar en cuenta que el pasado no nos sirve a menos que estés aprendiendo algo de él, los recuerdos decía Dante Alighieri que el fantasma de nuestros recuerdos era la tortura para la eternidad, condenando nuestros actos atroces en la seña que dejan en tu conciencia, que te perseguiría haciendo que nunca olvidarás tus pecados.. llegando al perdón de los mismos con el olvido al beber del Leteo.. pero solo pasando por la odisea que significa llegar al instante justo en el que nos liberamos de nuestros propios fantasmas, la odisea es larga druguito y vos muy joven todavía, tenes que sacar carácter, el cielo mismo sabe que tendría que ser el momento justo en el que estés listo para seguir.. no tenes que tener misericordia por quien no la tuvo por vos.. y aunque para muchos no sea la manera un día nos liberaremos de todos nuestros miedos, si yo puedo formar parte de un empujón, para que lo logres sabés que lo voy a hacer. te quiero Ismael ñ.ñ

Anónimo dijo...

Eco, soy rut. te dije que te leería :) Interesante la publicación, recordé que yo también he vivido apaniqueadas. Hay un río en chiapas, jajaja que ni diré su nombre, al que no volvería a ir.

Saludos!